La evolución de los sistemas de protección de incendios

Los sistemas de protección de incendios responden a necesidades específicas, en función del tipo de área que resguardan y del nivel de riesgo que exista, sin embargo hay varias características que generalmente se buscan en sistemas de este tipo, como minimizar la humedad de las superficies protegidas en caso de activarse, plena capacidad para extinguir incendios, nulo impacto al medio ambiente, extender el tiempo de evacuación segura para los ocupantes en caso de entrar en funcionamiento y un diseño simplificado capaz de adaptarse a diversas áreas.

Hoy en día los sistemas de protección de incendios están disponibles en una gran variedad de configuraciones y con distintos grados de complejidad. Desde los tradicionales sistemas a base de rociadores de agua, los más simples y más empleados en el mundo, hasta los agentes de halocarbonos y sistemas de agua nebulizada a alta presión. Cada sistema tiene ventajas y desventajas únicas, dependiendo del nivel de riesgo para el cual se esté empleando.

Una tecnología que recientemente se utiliza en la industria de protección contra incendios son los sistemas híbridos como el Victaulic Vortex, el cual utiliza una suspensión combinada de agua y nitrógeno, la cual contribuye tanto a bajar la temperatura en el área de riesgo, como a suprimir el oxígeno y evitar que el incendio se prolongue, empleando una velocidad alta y una presión baja. Además elimina el riesgo de mojar los bienes que ocupan el área protegida.

Para lograr eficiencia en el combate de incendios y minimizar la humedad, el sistema libera pequeñas gotas con un tamaño aproximado de 10 micras, con una superficie con capacidad 90 veces más grande para absorber el calor en comparación a las gotas generadas por rociadores estándar. El tamaño de las gotas hace posible reducir el volumen de agua y maximizar la eficiencia en la absorción de calor, lo cual es posible gracias al desarrollo de un nuevo método de suministro y atomización de agua capaz de eliminar el efecto de arrastre inherente a la propulsión de pequeñas gotas de agua.

La distribución de la suspensión de hidrógeno y agua se hace con movimientos circulares, cubriendo el área de riesgo a una velocidad de 64 kilómetros por hora, haciendo posible que el fuego se extinga rápidamente de manera controlada y con poca presencia de agua.

La instalación del sistema no requiere de un suministro de agua externo, tampoco requiere de tuberías adicionales, por ello puede ser utilizado en espacios cerrados o abiertos sin comprometer la integridad del lugar, además el sistema ofrece la posibilidad de restablecerse rápidamente después de una descarga, minimizando la interrupción en el servicio de las instalaciones.

El sistema Victaulic Vortex facilita la integración con los sistemas de alarma y detección de incendios, así como con los sistemas de seguridad de cualquier inmueble y, a diferencia de otras tecnologías que usan agentes tóxicos, permite su activación en el momento en el que se detecta el incendio, sin tener que esperar la evacuación de las instalaciones.

Características únicas del sistema:

• Humedecimiento casi nulo de las áreas protegidas, evitando incurrir en costos por actividades de limpieza o reemplazo de equipos

• Diseño sustentable, seguro para el medio ambiente y el personal

• Restablecimiento rápido del sistema,

• No compromete la integridad de espacios reducidos


Tags:

PUBLICADO

13 marzo 2015

Comentarios
No hay comentarios en “La evolución de los sistemas de protección de incendios”